Saltar al contenido

El jengibre como ingrediente medicinal y alimenticio

El jengibre es una de las plantas más nutricionales que pueden existir en el mundo: tiene grasas, carbohidratos, proteínas, agua, vitaminas y diversos minerales.  Sirve para elaborar platos culinarios y aliviar malestares en el cuerpo.

Originario de los bosques tropicales al sur de Asia, el jengibre ha recorrido el mundo brindando sus innumerables bondades. Esta planta de la familia de las zingiberáceas y que lleva por nombre científico Zingiber officinale, ofrece maravillosas propiedades no sólo para elaborar comidas sino para aliviar malestares en el cuerpo.

Y no es para menos. El tallo (la parte del vegetal utilizado) que atrae a las personas por su buen aroma y su sabor picante, está cargado de grasas, carbohidratos, proteínas, agua, vitaminas y diversos minerales.  Por cada 100 gramos de su consumo se obtiene unas 336 kilocalorías.

Según registros históricos, el jengibre apareció hace más de 3000 años en el sudeste asiático. Fue el Rey Persa Darío quien lo llevó a Asia central en el siglo V antes de Cristo.

Fue el mercadero y viajero veneciano Marco Polo quien exportó la planta a tierras americanas, por lo que hoy en día se puede encontrar en Islas del Caribe, siendo ahora el máximo proveedor de calidad Jamaica.

Propiedades medicinales del jengibre

No es tema de la abuela que el jengibre sirva para aliviar los malestares estomacales. En realidad, alivia todo lo que tenga que ver con el sistema digestivo ya que, hace aumentar la producción de enzima por su buena estimulación del páncreas.  También con los preparados naturales en infusiones o alimentos pueden mejorar los mareos, úlceras, vómitos y diarreas.

De igual manera es un gran antiinflamatorio, especialmente, recomendado para los problemas reumáticos y por supuesto, los musculares. Es ideal para calmar los malestares menstruales.

Según varias investigaciones, esta planta de la familia de las zingiberáceas puede tener sustancias anticancerígenas tan poderosas, que pudieran frenar el crecimiento de células cancerosas arrojadas en el colon y la próstata en los hombres.

Mejora la circulación sanguínea debido al magnesio y zinc que forman parte de su tabla nutricional. También reduce la acumulación del colesterol malo que se encuentre en el hígado, lo que pudiera disminuir considerablemente los problemas cardiovasculares.

Hasta para resfriados. Cuando sientas mucosidad, fiebre o cualquier clase de molestias en el cuerpo puedes tomarte un té o infusión caliente con miel y limón.

Sólo debes poner a cocinar el agua y cuando esté a punto de ebullición, colocar el jengibre picado en rodajas. Debes dejarlo hervir por al menos 15 minutos o hasta que coloque una tonalidad marrón.


Jengibre en las comidas

El buen aroma del jengibre lo convierte en un gran potenciador del sabor en las comidas. Los asiáticos suelen utilizarlo para aliviar las sensaciones más fuertes como carnes y mariscos.

También en la cocina oriental lo utilizan para potenciar el sabor de los preparados a base de carnes, arroz, pescado y otras comidas. En realidad, sirve para todo lo que se quiera elaborar, salsas aderezadas están entre otra de las opciones.

Igualmente, hay quienes lo usan para preparar postres, platos dulces, frutas caramelizadas y una variedad de golosinas.

Sin embargo, en la cocina occidental su uso se limita a añadirlo seco o en polvo para darle el aroma exótico y hasta picante a las comidas.

En realidad, hay para todos los gustos. Sólo es cuestión de atreverse a probar en la cocina para obtener los innumerables beneficios tanto en la parte alimenticia como medicinal.

Ten presente que este rizoma tiene más antioxidantes que el ajo, por lo que le suma más ventajas a la lista para mejorar o mantener un buen estado de salud.